Un coche conducido por su dueño durante 83 años

Parece una historia increíble pero un americano llamado Allen Swift ha conducido hasta su muerte el coche que le regaló su padre como regalo por su graduación, un Rolls-Royce Picadilly P1 Roadster de 1928.

El coche ha sido donado al museo de la ciudad donde vivía el anciano, sólo tiene unos 270.000 kilómetros y dicen que va como la seda. Tienes más información en Bits&Pieces.

¿Conducirías toda la vida el mismo coche?





About Capix